10 Trucos para ahorrar luz en tu bar o restaurante.

Fecha

10 Trucos para ahorrar luz en tu bar o restaurante

Con las subidas continuas del precio de la luz, se hace indispensable revisar y vigilar el consumo energético de nuestro local para conseguir reducir las facturas la luz y que no sean tan dífícles de asumir.

Con los siguientes consejos que te contamos, podrás ahorrar luz en tu bar o restaurante y conseguir el objetivo de reducir esa factura que tanto nos trae de cabeza.

Cómo ahorrar luz en tu bar

1. Analiza tus facturas de luz

Algo que a veces nos cuesta, por su complejidad de lectura, es revisar nuestras facturas de luz. Pero se puede ahorrar luz, y por tanto dinero, haciendo un análisis de ellas. Puedes ver qué tarifa de luz tienes contratada y comparar con las distintas tarifas del mercado por si hay alguna más beneficiosa para ti.

Otro elemento a revisar es la potencia contratada, que a veces se tiene contratada más de la necesaria. Si tu potencia contratada es 15KW o más, existe la posibilidad de contratar un maxímetro. Este aparato, que registra la potencia máxima cada 15 minutos, nos permitiría conocer la potencia máxima consumida y por tanto ajustar la contratada al consumo real. Tiene sus ventajas pero tiene también inconvenientes, como la penalización del exceso de potencia consumida. Para saber más sobre él, tenéis más información aquí.

 

2. Revisa la instalación.

Si todo lo anterior nos parece un lío tremendo o no disponemos del tiempo necesario para hacerlo, una buena opción sería realizar una auditoría energética del local, en la que se haga un estudio del consumo e instalaciones, nos asesoren sobre qué potencia y/o tarifas contratar, mejoras en la instalación, etc y saber dónde podemos ahorrar luz.

Una revisión de la instalación eléctrica siempre será beneficioso para tu economía, ya que una instalación que en malas condiciones gastará siempre más energía y eso se refleja en la factura de la luz.

 

3. Presta atención a tu maquinaria

Otra cuestión importante es el mantenimiento de los electrodomésticos. Los equipos que trabajan durante largos periodos de tiempo (climatización, equipos de cocina, etc), grandes consumidores de energía, debemos tenerlos en perfecto funcionamiento para que no consuman más de lo debido, con la limpieza y mantenimiento que requiera cada uno. Con esto evitaríamos, por ejemplo, las posibles fugas de frío o de agua que pudiera tener cada electrodoméstico y detectar también cualquier avería en menor tiempo. 

 

4. Utiliza equipamiento de eficiencia energética.

Cambiar, de forma progresiva, los aparatos antiguos por unos más modernos y con menor consumo, con programación o sensores, también ayudarán a reducir la factura de la luz. Es muy importante tener unos electrodomésticos de uso energético eficiente, sobre todo cuando es un aparato que va a estar siempre conectado como es el caso de la nevera.

 

5. Aprovecha la luz solar

Aprovechar la luz solar que pueda tener tu local te permitirá no tener que encender la luz durante varias horas.

Puedes orientar el local hacia las entradas de luz, colocar grandes ventanales o poner claraboyas en el techo, si hay opción.

Otra forma de aprovechar la luz del día es pintar con colores claros las paredes y el techo, que son mucho más luminosos y ayuda a ahorrar luz al no necesitar tanta luz artificial.

 

6. Utiliza luces Led

Si en tu caso el aprovechamiento de la luz solar es mínimo, la opción que tienes es cambiar todas las bombillas a luces Led, que son de bajo consumo y duran más, sobre todo en aquellas estancias donde estarán encendidas largos periodos de tiempo.

 

7. Organiza la disposición de los equipos de cocina

La disposición de tus electrodomésticos en cocina es importante. Los equipos de calefacción y refrigeración deben estar en zonas separadas, de lo contrario trabajarán más de lo debido aumentando el gasto energético.

 

8. Formación del personal

Tu personal debe estar concienciado y tener en cuenta todas las acciones que pueden suponer un aumento o una disminución en el consumo de la luz.

Meter platos calientes en nevera, dejar la puerta abierta del horno o precalentar antes de tiempo, poner sartenes o cacerolas en placas más grandes que su diámetro suponen un mayor gasto.

Limpiar congeladores de hielo, apagar luces o electrodomésticos cuando no se usan, llenar el lavavajillas antes de usarlo o el control de cortinas y persianas en el comedor para tener una temperatura adecuada en el salón son pautas que ayudan a reducir el consumo de energía.

 

9. Optimiza la climatización del local

Para conseguir un temperatura adecuada, utiliza el climatizador en las horas punta, no siempre es necesario tenerlo encendido todo el tiempo.

En verano, puedes estudiar los flujos de aire que tienes en tu local y aprovecharlos. Así ventilarás tu salón y sustituirás el aire acondicionado por ventilación natural cuando sea posible.

Y si es posible, siempre es recomendable tener una climatización dividida por zonas, para usar el aire o la calefacción en cada estancia según las necesidades.

 

10. Uniforme de invierno y de verano.

Cambia el tipo de tela a usar según la época del año en tus cortinas, manteles y uniforme del personal. Las telas más gruesas en invierno servirán para que el calor se mantenga y en verano las telas más ligeras ayudarán a que el calor no aumente.

Así mismo, tener un uniforme de verano y otro de invierno para el personal facilitará que tus empleados se ajusten mejor a la temperatura exterior, lo que permitirá mejor control en la climatización y por tanto reducir el gasto.

Esperamos que estos tips os ayuden al ahorro del consumo de luz y aunque algunos de ellos supongan un coste inicial, realizar acciones en tu local y con tu personal para convertirte en un establecimiento energéticamente eficiente será un beneficio a la larga para tu economía.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp